La construcción de un diálogo en Quetzaltenango

¿Cómo tomamos decisiones sobre cuál será la manera más sostenible y efectiva para enfrentar las problemáticas en una ciudad?

Xela Plaza
El Parque Central de Quetzaltenango. Foto por Ramon Zamora, ICES 2014

Quetzaltenango, segunda ciudad más importante de Guatemala, tiene un crecimiento poblacional anual alrededor de 5%, lo que significa que la población en la zona metropolitana se va a doblar en los próximos 20 años y triplicar hasta el 2050. Debido a los retos urbanos que se pueden dar a raíz de este fenómeno, hay que pensar y planificar cómo manejar el crecimiento en esa ciudad. Al mismo tiempo, observamos que las centralidades existentes de la Zona 3 y el Casco Histórico están cayendo en decadencia. Por tanto, buscamos formular estrategias urbanas para el desarrollo de centralidades de forma compacta y de uso mixto. Entre otros desafíos, está la construcción de una permeabilidad en los barrios existentes y revitalizar el área del Casco Histórico (Zona 1), la Zona 3 (área de mayor movimiento comercial) y los mercados Minerva y Democracia.

Minerva
El mercado de Minerva. Foto por Ramon Zamora, ICES 2014

En búsqueda de ideas frescas para solucionar estos problemas y desafíos convocamos un taller sobre temas urbanos en el centro cultural Ciudad de Imaginación en la Ciudad de Quetzaltenango. Este taller estuvo compuesto por un grupo de personas de la municipalidad, de la Secretaría de Planificación y Programación de la Presidencia (SEGEPLAN) y actores del sector privado. Además, participaron estudiantes de la carrera de arquitectura de la Universidad Mesoamericana (UMES) y del Centro Universitario del Occidente (CUNOC). Junto a estos actores entablamos un diálogo donde durante tres días, a través de un conjunto de actividades se compartieron y generaron un sin número de visiones e ideas dentro del ámbito de diseño urbano.

Se utilizó el diálogo como herramienta para la planificación, lo que crea una apropiación de las intervenciones en un sentido común para poder entender los problemas de la ciudad. A través de discusiones como las que se dieron en este taller se generan entendimiento y reconocimiento de la opinión de otros actores. La creatividad, la espontaneidad, el pensar “afuera de la caja” crea modelos nuevos y estrategias innovadoras para enfrentar retos urbanos.

Dialogo como herramienta
El diálogo como herramienta para la planificación. Foto por Roland Krebs, 2014

El diálogo entre los asistentes del taller concurrió en una serie de estrategias para mejorar el futuro urbano y el crecimiento de la ciudad. Este levantamiento de estrategias siguió las siguientes actividades y objetivos:

  • Identificación de fortalezas y debilidades, y de retos a la sostenibilidad
  • Priorización de temas focales el espacio, la densidad, la vivienda, la movilidad, los equipamientos, la biodiversidad y la ecología urbana
  • Identificación de intervenciones urbanas
  • Elaboración de una estrategia urbana
  • Aplicación de filtros: opinión y criterios de los participantes, factibilidad económica, institucional y social
  • Medición de impacto económico, ambiental y sociocultural
  • Priorización de las propuestas a través de la medición de factibilidad e impacto

Municipalidad Xela
Pasaje Enrique, Quetzaltenango, Ramon Zamora, ICES 2014

Se buscó un modelo urbano para promover el crecimiento hacia el centro de la ciudad con densidades alta y media. Como resultado de estas actividades se definieron ocho intervenciones que pueden tener incidencia en el desarrollo de la ciudad:

  1. Proyecto integral revitalización del centro histórico: incluye la revitalización de los ejes principales de esta área y la revitalización del parque central y su entorno inmediato;
  2. Sistema de un bus rápido (BRT) y ciclovías: construir un sistema de transporte sostenible y eficiente cuyo corredor sirve como área de compactación de la ciudad;
  3. Articulación de una calle (4ª Calle) como corredor verde que llega hasta el Cerro el Baúl como polo de atracción: construcción de un camellón central y crear una uniformidad en las aceras, dotando el área con mobiliario urbano adecuado;
  4. Centro Intercultural Zona 3: proyecto de alianza pública-privada con ubicación central en la zona 3 y ser el único nodo en el que convergen las dos arterias del sistema BRT;
  5. Remodelación del Mercado Minerva: creación de una propuesta arquitectónica para un nuevo edificio de mercado. Establecer un precio para el derecho de piso de plaza. Renovación del espacio publico y dotación de mobiliario urbano adecuado;
  6. Remodelación del Mercado Democracia: reorganización del mercado, establecer áreas peatonales y vehiculares. Reinterpretar las funciones y distribución interna de los edificios del mercado;
  7. Parque Lineal del Río Seco – Plantas de tratamiento y drenajes colectores: Potencializar como espacio público creando áreas de descanso, reforestar e implementar una ciclo-vía;
  8. Actualización del Plan de Ordenamiento Territorial (POT) con propuestas proactivas y concretas de diseño urbano en las zonas en la periferia y la densificación de las centralidades existentes. Además, se propone la capacitación del equipo técnico de la municipalidad.

Orgullos equipo
Un orgulloso equipo en la presentación de los resultados. Foto por Roland Krebs, 2014

En los próximos meses estas ideas van a ejercitarse con el equipo conformado por consultores de la Iniciativa de Ciudades Emergentes y Sostenibles (ICES), técnicos de la Municipalidad de Quetzaltenango, especialistas de SEGEPLAN y los actores de la ciudad. Buscamos generar ideas y estrategias definiendo posibilidades y cuestionando el modelo urbano más conveniente y el que más se ajusta a Quetzaltenango.

Hoy en día es muy común que ciudades intermedias en América Latina y el Caribe como Quetzaltenango enfrenten retos y problemas estructurales que si no se atienden a tiempo va a ser muy difícil de manejar en el futuro a medida que estas sigan creciendo. Sin embargo, la ciudad como un conjunto de espacios públicos urbanos ofrece muchas oportunidades para diálogos urbanos significativos. En este proceso, intervenciones en los medios urbanos pueden desempeñar un papel importante como los dispositivos de montaje. No tan solo que nosotros como Banco lleguemos a decir lo que hay que hacer si no que hay que trabajar en conjunto para el beneficio del pueblo. Hay que incentivar los procesos de participación y los ejercicios de colaboración con los actores locales, porque son ellos los que habitan en la ciudad y la conocen mejor que nadie. Contando con su participación podemos llegar a intervenciones fructíferas.

Por  y  - 1 de abril de 2014, 8:00 am