Laboratorio de Diseño Urbano en barrio Collico, Valdivia: desarrollo urbano a partir de metodologías participativas

El Laboratorio de Diseño Urbano se basa en un proceso experimental de diseño urbano participativo en elbarrio Collico, Valdivia, dentro del marco de la Iniciativa de Ciudades Emergentes y Sostenibles (ICES) del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). ICES se fija sobre el crecimiento urbano exponencial de ciudades emergentes en América Latina y el Caribe, que deben enfrentar el desafío de gestionar eficientemente el desarrollo local en función de la calidad de vida de sus habitantes.

En este marco, nos planteamos el desafío de desarrollar metodologías para estimular la participación localen la potencial activación del barrio desde los componentes que lo identifican, al mismo tiempo que capitalizar los elementos naturales e infraestructurales de su paisaje. Durante el Laboratorio, trabajamos junto a actores locales de distintos sectores de Collico (ciudadanos, organizaciones de la sociedad civil, entidades municipales, académicos y privados)  en la construcción de diagnósticos colectivos, cartografías sociales y análisis de referentes, que nos permitieran encontrar las particularidades del barrio que derivarían luego en una visión común.

Luego de esta experiencia, llegamos a la conclusión que la intervención sobre Collico es clave para instalar un modelo sostenible de cómo hacer ciudad en Valdivia, que reconozca e integre los principales atributos de los barrios históricos, donde residen las particularidades materiales e intangibles que le otorgan calidad al paisaje y sentido al desarrollo urbano.

Nuevo marco de planificación participativa para Collico
En las últimas décadas, las transformaciones en el modelo económico y productivo de Valdivia han intensificado el deterioro en ciertos sectores que se mantienen en desuso y obsolescencia funcional. Al mismo tiempo, las presiones de la expansión de la ciudad – capital de la Región de los Ríos – amenazan la conservación de la escala barrial y su entramado social.

Frente a las presiones que acompañan el modelo de expansión en el periurbano de Valdivia, el desafío se centra en dotar de mayor resiliencia a Collico para que pueda afrontar las drásticas transformaciones morfológicas, armonizando los desajustes en el desarrollo urbano en sus distintas escalas.

Para esto, es necesario recuperar el capital social de tal forma de orientar el desarrollo urbano, capitalizando los principales valores histórico-patrimoniales (asociados a los conjuntos de vivienda e infraestructura industrial); y escénicos (asociados al rio, esteros, humedales y las estructuras industriales). Para profundizar en las distintas capas que componen este paisaje socioecológico, es necesario desarrollar metodologías participativas para que el barrio trascienda un patrimonio estático y continúe construyéndolo a partir de quienes lo habitan y, en su camino, portan su memoria. 

Visión:
Se plantea la consolidación de una subcentralidad lineal en Collico, fomentando el desarrollo de un barrio a escala humana que rescate su pasado industrial construido y simbólico. Se valorizan los principales atributos escénicos de su paisaje ecológico y urbano que deben ser integrados a las nuevas tendencias de crecimiento de la ciudad.

A partir de un trabajo de levantamiento de información; identificación de actores claves y entrevistas; talleres participativos; y la elaboración de propuestas de diseño y un plan de gestión, diseñamos un proyecto integrado para Collico. Éste se basa en 5 sub-proyectos que son el resultado de la transición de los procesos participativos a la generación de un plan estratégico de intervención.

(1) Costanera:
Durante los talleres, varias ideas reiteraron en torno a distintos aspectos de la costanera. Entre ellos, surge la visión de extender la oportunidad de espacios de encuentro de calidad en el borde del río, ya sea alo largo de la playa o en algunas de sus franjas abandonadas. Esta noción configuraría una oportunidad para recuperar la relación del barrio con el río mediante la extensión de su valor de uso más allá de los límites de la playa, activando puntos de interés a lo largo de la costanera de Collico. Al mismo tiempo, se plantea revertir la condición de vía de tránsito pesado de alta velocidad en la avenida principal, segregando la relación del barrio con su costanera. Para esto, se visualiza una calle de flujo reducido que incorpore una franja de ciclovía en toda su extensión y potencie – mediante el rediseño del perfil urbano- la escala humana que expresa el interior del barrio.

(2) Línea del tren
Un segundo eje relevante que surgió repetidamente en las discusiones fue al interior del barrio, en la histórica línea del tren. Este espacio, que ocupa una franja en medio del barrio, forma parte de una de las piezas más relevantes dentro de la memoria colectiva de los collicanos: no sólo significó una importante vía de conectividad férrea para el insular Collico con el resto de la ciudad, sino también es la segunda centralidad lineal del barrio, más íntima que la avenida principal, por donde los vecinos recorren para ir de un lugar a otro. Dentro de posibles escenarios se planteó el potencial como vía de conexión interbarrial y de relación armónica entre los espacios agro-naturales y urbanos. En esta línea, se sugiere potenciar la actividad tradicional de Collico asociada a los huertos urbanos, dispuestos en los espacios libres a lo largo de la línea del tren. Su habilitación como espacio público lineal permitiría consolidar este eje como una vía peatonal iluminada y de calidad para integrar a los vecinos de Collico por medio de su propio tejido socioespacial.

(3) Patrimonio recorrible
Otro de los temas relevantes surgidos fue la memoria de Collico y la necesidad que permanezca su impronta en algunas estructuras e inmuebles históricos. Dentro de los talleres se destaca que aún son reconocibles los genes del barrio referidos a su pasado industrial, a partir del hecho de haberse instalado allí una determinada tipología urbana que entrelaza fuertemente la forma de ocupación del territorio, el sistema productivo industrial y su medio natural, con una escala humana soportada por las relaciones entre los habitantes y su entorno. Efectivamente, Collico tiene el potencial de ser patrimonio recorrible.  Respecto a este punto, se discutió con la organización Collico Patrimonial sobre la posibilidad de difundir el patrimonio local por medio de senderos interpretativos que puedan aproximar al visitante a la historia de la conformación del barrio, proyecto que podría enmarcarse en “Valdivia, Capital Americana de la Cultura 2016″.

(4) Silo y bodegas Demmerer
Dentro de los elementos que podrían dar lugar a la conservación de valores históricos tangibles e intangibles, se encuentran una serie de espacios, estructuras y prácticas abandonadas. Los vecinos y aquellos interesados en el barrio de Collico, ven en ciertas estructuras industriales hitos que deben ser integrados y activados como espacios de uso comunitario. Entre estos elementos destacó, durante los talleres, el silo y sus bodegas como remanentes de lo que alguna vez fueron las instalaciones agrícolas del fundo Demmerer. Su alto valor en el imaginario colectivo y su estratégica localización entre la costanera y la línea del tren, lo convierten en un espacio propicio para capitalizar el patrimonio local al mismo tiempo que revertir la carencia de espacios de encuentro.

(5) Crecimiento sostenible
En una visión macro-estratégica, se levanta la importancia de que la planificación territorial dirija un desarrollo urbano que se anteponga a las presiones inmobiliarias, armonizando los distintos sistemas urbanos y sus respectivas escalas.  En esta línea, surge la idea de que los nuevos desarrollos inmobiliarios sean un aporte verdadero al barrio, mediante calles más permeables, mayor oferta de equipamientos y un sistema de espacios abiertos como plazas y áreas verdes asociadas a la red de esteros y canales.

Descarga el informe final del proyecto aquí. El informe sobre el proceso de diseño ves aquí.